Síguenos Facebook Twitter YouTube Google +

Fisi(on) La red Nº1 de Fisioterapia

902 200 275Te llamamos GRATIS

Nubes

Dolencia concreta

ESPOLÓN Y FASCITIS PLANTAR

¿QUÉ ES?

El Espolón es una inflamación provocada en la planta del pie y el talón debida a un exceso de carga y presión. Produce dolor intenso en la zona del talón, en forma de pinchazos, al ponerse en pie.

En un tercio de los casos el espolón y la consecuente inflamación del fascia plantar, la fascitis plantar, afecta a ambos pies. Suele ser frecuente en personas entre los 40 y los 60 años. 


Causas

La obesidad, las profesiones que conllevan caminar mucho o estar mucho tiempo de pie y los pies planos o cavos son factores de riesgo para la aparición del espolón calcáneo.

También se relaciona su aparición con los traumatismos o el uso de calzado inadecuado con escaso soporte para el arco de la planta del pie.

Sintomas

En la base del calcáneo y a causa de una presión excesiva y continua ejercida sobre el hueso, el tejido óseo se inflama de manera crónica y se produce una formación anómala que suele tener forma de gancho.

Tratamiento indicado para ayudar contra la ESPOLÓN Y FASCITIS PLANTAR

1.- Las medidas higiénicas posturales y de deambulación. 

2.- Se requiere el uso de un calzado ergonómico, con suficiente soporte plantar para que el talón no apoye prácticamente sobre el suelo. 

3.- Conviene reducir la actividad física y hacer un reposo relativo.

4.- Si se realiza una actividad física como correr conviene realizar un calentamiento adecuado antes de la actividad física y aplicar frío local al finalizarla. 

5.- Es importante corregir el exceso de peso.

En la fase aguda de la lesión, es importante aliviar los síntomas, principalmente el dolor y la inflamación. Esto se puede conseguir mediante diversas técnicas manuales e instrumentales de fisioterapia como:

 

 

  • Terapia manual
  • Electroterapia analgésica y antiinflamatoria
  • Masoterapia
  • Estiramientos
  • Crioterapia (aplicación de hielo)

Diagnóstico

El diagnóstico del fisioterapeuta se basa en la historia clínica y en la exploración física. Toda la información que pueda dar sobre sus síntomas, actividad laboral, ejercicio que realiza e informar cualquier cambio en el estilo de vida, ayudará a que su fisioterapeuta diagnostique su lesión y adapte un programa de tratamiento para sus necesidades específicas.

Para el diagnóstico de la fascitis plantar, su fisioterapeuta puede realizar una palpación y examinar la musculatura y las funciones neurológicas del tobillo y el pie, realizando pruebas de:

 

 

  • Reflejos
  • Fuerza muscular
  • Movilidad articular
  • Tono muscular
  • Sensibilidad
  • Coordinación
  • Equilibrio