Síguenos Facebook Twitter YouTube Google +

Fisi(on) La red Nº1 de Fisioterapia

902 200 275Te llamamos GRATIS

Nubes

Dolencia concreta

LUMBALGIA

¿QUÉ ES?

El lumbago o lumbalgia, es el dolor en la parte baja de la espalda o zona lumbar por alteraciones de las diferentes estructuras a ese nivel y es una de las lesiones más típicas en gimnastas.

La natación permite flexibilizar y fortalecer la musculatura y otras estructuras de tu espalda, sin apenas impactar negativamente en la columna. La densidad del agua permite que cuando realizamos una actividad física dentro de ella, nuestra columna no tenga que soportar todo el peso de nuestro cuerpo. Por ello, se dice que la natación es un deporte de bajo impacto para la espalda. Y en el caso de la natación, al estar nuestro cuerpo en posición horizontal, este impacto se reduce prácticamente a cero.

Sin embargo, cuando la actividad dentro del agua es mayor, al ser un deporte cíclico, como el running o el ciclismo, implica cierto compromiso por parte de las articulaciones al tener que repetir miles de veces un mismo movimiento, sobre todo los que pasan muchas horas entrenando y en un estilo concreto.

 

Causas

Como sabemos, existen multitud de causas por las que podemos sufrir dolor en la parte baja de la espalda. Si hablamos del mundo de la natación, el movimiento propulsivo de piernas aumenta la lordosis lumbar, especialmente en los estilos de mariposa y braza y con ello el acúmulo de tensiones en la parte baja de la espalda y la aparición de lumbalgias.

  • Técnica insuficiente
  • Falta de tono lumbo-aldominal y glúteo, y paravertebral.
  • Falta de tono en musculatura profunda y estabilizadora de la columna.
  • Hiperlordosis lumbar, en muchos casos provocada por los repetitivos movimientos en hiperextensión que se dan en determinados estilos .
  • Otras causas no tan relacionadas con la práctica deportiva pueden ser el sedentarismo, los traumatismos, el estrés, la falta de tono lumboabdominal, enfermedades degenerativas, mala higiene postural…

Sintomas

El dolor de espalda varía. Puede ser intenso o punzante. Puede ser un dolor sordo, fijo o sentirse como un espasmo muscular.

Los deportistas que sufren de lumbalgia pueden experimentar lo siguiente:

  • Intensificación del dolor en la práctica deportiva.
  • Agravamiento de los síntomas al coger peso, inclinaciones, permanecer mucho tiempo en la misma posición.
  • Posibilidad de extensión del dolor hacia la nalga, o también hacia la pierna.
  • Dolor a la palpación y al movimiento en la parte baja de la espalda.
  • Posible inflamación de tejidos de la parte baja de la espalda.

Tratamiento indicado para ayudar contra la LUMBALGIA

  • Reposo activo, incluso dentro del agua, cambiando el estilo y los ejercicios a realizar.
  • Escuela de espalda
  • Pilates terapéutico y otras técnicas de movimiento
  • Terapia manual
  • Terapia miofascial
  • Terapia neuromuscular
  • Programa de tonificación muscular
  • Programa de flexibilización y estiramiento
  • Electroterapia antiálgica (Micro-ondas, onda corta, TENS, infrarrojo, Ultrasonidos…)
  • Crioterapia, termoterapia
  • Terapia farmacológica, ya sea medicación homeopática o convencional
  • Acupuntura
  • Movilización articular
  • Vendaje neuromuscular
  • Ergonomía postural
  • Osteopatía
  • Planificar bien las sesiones de series o carga, así como las de descanso

Diagnóstico

Anamnesis y exploración física por parte del profesional, y en caso  necesario, la realización de algunas pruebas diagnósticas:

Radiografías. A pesar que sólo visualizan huesos, una simple radiografía puede ayudar a determinar si usted tiene las causas más obvias de dolor de espalda. Mostrará huesos rotos, cambios por envejecimiento, curvas o deformidades.

Resonancia Magnética (MRI). Este estudio puede crear mejores imágenes de tejidos blandos, como músculos, nervios o discos vertebrales. Las condiciones como hernia de disco o una infección son más visibles en una imagen por MRI.

Prueba de densidad ósea. Si la osteoporosis es una inquietud, su médico puede que ordene una prueba de densidad ósea. La osteoporosis debilita al hueso, el cual puede fracturarse fácilmente. La osteoporosis en sí misma no causa el dolor de espalda, pero las fracturas en la columna sí pueden hacerlo.

Preguntas Frecuentes

Los estilos de natación más recomendados para personas con dolor de espalda suelen ser el ?crol? y la ?espalda?. Estos ejercicios evitan forzar la columna y además ayudan a mantener su curvatura natural.
Si no eres practicante de natación, es recomendable que te apuntes a un cursillo, al menos, para confirmar que tu técnica es buena, y donde un profesional te asesorará personalmente. En caso contrario, la natación podría ser perjudicial para la lumbalgia y podrías someter a la espalda a una presión que provocará que el dolor se intensifique.
Una de las opciones más recomendables es el Pilates Terapéutico, mezclando ejercicios básicos de esta terapia con técnicas de movimiento de fisioterapia y estiramientos, aprendiendo a llevar el concepto de activación de musculatura profunda a los entrenamientos en el agua.