Síguenos Facebook Twitter YouTube Google +

Fisi(on) La red Nº1 de Fisioterapia

902 200 275Te llamamos GRATIS

Nubes

Dolencia concreta

ROTURA LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

¿QUÉ ES?

El LCA es uno de los cuatro ligamentos que se ubican en la rodilla. El nombre de ligamento cruzado anterior viene del cruce en forma de “X”  con el ligamento cruzado posterior en la zona media de la rodilla y porque pasa por  delante de este. Es el principal estabilizador de la rodilla, sin él la rodilla es incapaz de aguantar el peso corporal en movimiento o carga. Además es indispensable para la rotación de rodilla y evita que la tibia “se vaya hacia delante” en relación al fémur.

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las lesiones más graves que ocurren en el fútbol. Este problema de la rodilla conlleva periodos muy largos de rehabilitación y algunas veces puede llevar al futbolista al abandono de la práctica deportiva competitiva.


Causas

En el mundo del fúbol, la lesión de estos ligamentos se produce tras un cambio brusco de dirección de la rodilla, una desaceleración exagerada o una contusión. Puede darse, por ejemplo, cuando se apoya mal la extremidad tras un salto o cuando se frena precipitadamente durante una carrera.

También se produce por un chut al vacío y en ocasiones debido a un traumatismo con otro futbolista, donde la rodilla va a flexión, valgo y rotación externa.


Sintomas

Un chasquido.

Un intenso dolor en la zona.

Dificultad cuando trata de apoyar la pierna, llegando incluso a no poder usarla para desplazarse.

Inestabilidad en la articulación de la rodilla.

Cierta inestabilidad en la marcha.

Cerca del 70 % de los jugadores sufre un derrame hemático (de sangre) en las 24 horas siguientes a sufrir la lesión.


Tratamiento indicado para ayudar contra la ROTURA LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

Hay dos posibles tratamientos: conservador y la cirugía. Por lo general, los jóvenes y los deportistas elegirán la cirugía, y los pacientes menos activos, o mayores con una lesión aislada del ligamento cruzado anterior podrán tener un tratamiento más conservador, debido a que la cirugía supone una rehabilitación muy larga y no van a llevar a su rodilla a entrenamientos tan extremos a lo largo de su vida.

En cualquier caso, el tratamiento inicial será.

Método RICE :

  • Reposo absoluto.
  • Aplicaciones de hielo durante los tres primeros días, entre 10 y 15 minutos cada dos horas.
  • Un vendaje para comprimir la rodilla.
  • Mantener la pierna elevada por encima del corazón, siempre que sea posible.
  • Utilizar apoyos al andar, como una muleta o un bastón, durante la primera semana.

Si el traumatólogo no le recomienda operarse, su fisioterapeuta le diseñará un programa específico de tratamiento de fisioterapia, lo más probable incluyendo la potenciación de la musculatura estabilizadora de la rodilla (músculo cuádriceps principalmente), las movilizaciones pasivas de la rodilla y ejercicios de propiocepción (equilibrio, coordinación). Si existe dolor y/o inflamación también pueden usarse técnicas analgésicas y antiinflamatorias.

En caso de que la elección sea la cirugía, se suele utilizar una parte del tendón rotuliano, semitendinoso, recto interno del muslo o de la fascia lata o incluso del propio ligamento roto, y previamente a entrar en el quirófano, haremos un programa de disminución del dolor y fortalecimiento muscular. Tras la misma:

  • Movilización precoz en flexo-extensión
  • Apoyo del peso
  • Crioterapia
  • Programa de ejercicios de tonificación, con amplitud controlada para no perjudicar la plastia.
  • Estimulación eléctrica
  • Entrenamientos con otros deportes, como la bicicleta estática, la natación, para seguir con el fortalecimiento muscular y la actividad.
  • Programa de ejercicios propioceptivos
  • Terapia manual
  • Terapia miofascial
  • Vendaje neuromuscular
  • Drenaje linfático de la inflamación
  • Electroterapia antiálgica y antiinflamatoria (US, TENS…)
  • Programa de ejercicios de fortalecimiento más agresivo
  • Programa de ejercicios de flexibilización
  • Programa de ejercicios de reeducación funcional orientada al fútbol
  • Vuelta al fútbol de manera progresiva


Diagnóstico

Exploración a conciencia, realizando pruebas diagnósticas como las  de Lachman, Pivot-shift y Cajón Anterior.

Complementamos el diagnóstico con una radiografía en dos planos para descartar lesiones óseas, y con la resonancia magnética, que nos permite ver el estado del ligamento cruzado anterior cuando hay un hematoma interno.


Preguntas Frecuentes

Es una de las lesiones más temidas en el mundo del fútbol. Consta de una triple rotura, del ligamento cruzado anterior, del menisco interno y del ligamento lateral interno, y es una de las de mayor duración y de más difícil recuperación.
Cada paciente es un mundo, y no existe un tiempo determinado para la práctica deportiva. Con esta lesión hay que tener paciencia y respetar los tiempos de recuperación y cicatrización, y si la idea es volver a jugar al fútbol hay que sumarle un período entre 4 y 6 meses de fortalecimiento y preparación. Con las últimas técnicas quirúrgicas, escogiendo parte de este ligamento en vez de un injerto de otro músculo, los tiempos de recuperación se están acortando.
Este ligamento, junto al ligamento cruzado posterior, constituyen el pivote estabilizador de la rodilla, y si no realiza bien su función, existirá un cizallamiento y desgaste prematuro de las estructuras vecinas, promoviendo una osteoartritis irreversible precozmente.